Las mujeres y el cambio climático: solucionar el cambio climático y empoderar a las mujeres

26 minute read

Actualizado el Sun Aug 29 2021

Cada uno de nosotros experimentamos el mundo de manera distinta. Por tanto, para resolver el cambio climático, deberíamos considerar todos los puntos de vista. Empoderar a las mujeres es fundamental para construir un futuro mejor, que englobe tanto a la sociedad como al medioambiente.

Hay tantas maneras en las que las mujeres pueden ayudar a combatir el cambio climático, que simplemente no tenemos tiempo para cubrirlas todas aquí. En este capítulo, veremos tres maneras en las que la igualdad de género podría ayudar a resolver el cambio climático: mejorando el acceso y la igualdad en la agricultura, mediante la planificación familiar y con el liderazgo climático.

Mujeres agriculturas en países en desarrollo

En los países en desarrollo, la tierra que es cultivada por mujeres produce entre un 20-30% menos de cosecha que la tierra cultivada por hombres. ¿Por qué existe esta diferencia?

La evidencia parece clara: las habilidades agrícolas de las mujeres son tan buenas como la de los hombres, pero ellas luchan para acceder a las mismas oportunidades y recursos. Esto las deja en desventaja.

Las oportunidades de hombres y mujeres

En los países en desarrollo, el 43% del trabajo agrícola lo hacen las mujeres. Por tanto, si casi la mitad de los agricultores se enfrenta a baja productividad, la desigualdad de género es una amenaza real para la seguridad alimentaria mundial y.

¿Por qué es mala la baja productividad agrícola para el cambio climático?


Al aumentar la productividad agrícola de las mujeres, se pueden producir más alimentos en las tierras de cultivo existentes, lo que significa que habría que talar menos bosques para cultivar alimento en campos adicionales.

Además, el aumento de la productividad agrícola de las mujeres podría resultar en 100-150 millones menos de personas que vivan con hambre, y mejorar la calidad de vida de los niños en todo el mundo.

La propiedad y el control de la tierra

El acceso seguro a la tierra es un requisito básico para la agricultura. Sin embargo, las leyes de propiedad de las tierras a menudo favorecen a los hombres. Esto hace que los derechos de las tierras de las mujeres dependan de sus parientes hombres. En los países en vías de desarrollo, las mujeres tienen menos probabilidades de poseer y controlar la tierra que los hombres, y la tierra que adquieren es a menudo más pequeña y menos fértil.

Tierri con sombrero de paja

Incluso peor, los bancos son más exigentes al momento de ofrecer préstamos a las mujeres. Esto impide que ellas puedan comprar tecnología agrícola, que podría aumentar la productividad de sus tierras.

En el África subsahariana, las mujeres realizan el 48,7% del trabajo agrícola. ¿Cuál crees que es el porcentaje de mujeres que son propietarias de tierras?


Porcentaje de tierras que son propiedad de mujeres

Con la propiedad de la tierra, los agricultores están seguros sabiendo que disfrutarán de los beneficios futuros de la buena gestión de estas. Esto los hace más propensos a invertir en prácticas agrícolas sostenibles que incrementen el rendimiento y eviten la deforestación no sostenible.

Haciendo tiempo para las mujeres

Los predios agrícolas de las mujeres también son menos productivas que las de los hombres porque sus otras tareas limitan el tiempo que pueden dedicar a la agricultura.

Además de la agricultura, tradicionalmente las mujeres están al cargo de las tareas domésticas: cuidan de los niños y los mayores, cuidan del hogar, y preparan la comida.

Los trabajos no pagados de las mujeres

En Ghana, ¿cuántas horas pasa una mujer al día realizando tareas domésticas no pagadas?


Eso es asombrosamente diez veces más que los hombres, que solo gastan un promedio de 35 minutos en labores no pagadas al día. De hecho, este es un patrón que se ve en todo el mundo, tanto en los países ricos como en los pobres.

Globalmente, las mujeres hacen en promedio 2,5 veces más labores no pagadas que los hombres.

Las labores domésticas no pagadas son completamente esenciales para mantener a las familias felices y saludables, pero a menudo son pasadas por alto, y consumen mucho más tiempo del que deberían.

Tareas de recolección de agua de mujeres y niños

Las soluciones simples, como construir pozos locales, pueden liberar el tiempo de las mujeres. Esto podría ayudar a reducir la brecha de género en la productividad agrícola ya que permitiría a las mujeres dedicar más tiempo a la agricultura, si eso eligieran.

Una segunda forma de impulsar la productividad agrícola de las mujeres es ayudarlas a convertirse en agricultoras más eficientes.

¿Cómo podríamos hacerlo?


Las tareas que tradicionalmente realizan los hombres, por ejemplo arar los campos, tienden a usar el poder animal para ser más eficientes. Por el contrario, las tareas que tradicionalmente realizan las mujeres, como el deshierbe y la cosecha, no suelen ser mecanizadas. En su lugar, se hacen con herramientas manuales tradicionales y consumen mucho tiempo.

En India, las mujeres normalmente deshierbaban los campos de soya usando herramientas de mano tradicionales en una posición agachada o de sentadilla. Esto es lento, incómodo y puede causar lesiones.

Echa un vistazo:

Quitando la maleza de los campos de soja de manera manual

Las herramientas mejoradas reducen la carga laboral de las mujeres y aumentan su eficiencia.

Esta es la forma mejorada de la «azada de rueda gemela», que se utiliza para quitar las malas hierbas en los campos de soya estando de pie:

Quitando las malezas con una azada de doble rueda

Esta herramienta reduce a la mitad el tiempo utilizado para quitar las malezas y reduce considerablemente el dolor físico.

Garantizar que las mujeres tengan derechos sobre la tierra, así como equipos y herramientas para gestionar su tiempo de manera más efectiva, les permite abrirse a más oportunidades y aumenta su rendimiento agrícola, lo que también es bueno para el planeta.

Planificación familiar

Planificación familiar

La planificación familiar consiste en permitir a las mujeres elegir si quieren hijos, cuántos quieren y cuándo quieren tenerlos. Esto se consigue con el uso de métodos anticonceptivos modernos.

En 2019, el 24% de las mujeres en el mundo que querían usar la planificación familiar no tenían acceso a los anticonceptivos que necesitaban.

Como resultado, estas mujeres experimentan altas tasas de embarazo no planificado.

La situación es peor en el mundo en desarrollo: 225 millones de mujeres de países de bajos ingresos dicen que quieren elegir si embarazarse y cuando hacerlo, pero no pueden porque no tienen acceso a la anticoncepción.

Porcentaje de mujeres que utilizan métodos anticonceptivos modernos

La solución es garantizar que todo el mundo tenga el mismo acceso a los anticonceptivos.

En primer lugar, la planificación familiar y los anticonceptivos dan poder a las mujeres sobre sus vidas y sus cuerpos. Con el control de su salud reproductiva, las mujeres jóvenes tienen más probabilidades de terminar su educación y sentar las bases para su futuro. Las mujeres pueden planificar sus embarazos en torno a su carrera y sus circunstancias personales, lo que les permite elegir y perseguir sus ambiciones.

Los métodos anticonceptivos permiten a las mujeres planificar sus vidas

En segundo lugar, empoderar a las mujeres mediante la planificación familiar también beneficia al medio ambiente.

Con los métodos anticonceptivos, las mujeres tienden a tener menos hijos. Esto puede reducir las emisiones globales.

Tasa de fertilidad vs. prevalencia de métodos anticonceptivos

Cómo pueden los métodos anticonceptivos reducir las emisiones globales?


Aumentar la planificación familiar frenaría el crecimiento demográfico al prevenir los nacimientos no planificados que podrían haber ocurrido sin anticoncepción[25.26.30].

De hecho, la planificación familiar tiene un enorme potencial para reducir las emisiones globales previstas, especialmente cuando se combina con la educación de las niñas (echa un vistazo al capítulo sobre educación).

La planificación familiar y la educación de las niñas en conjunto podrían reducir las emisiones globales en 85.4Gt CO₂e para 2050.

¡Eso es más de 1,5 veces el total de emisiones producidas en 2018! Al reducir el crecimiento poblacional, la planificación familiar y la educación podrían proporcionar el 16-29% de la reducción de las emisiones necesarias para evitar el calentamiento climático de más de 2°C.

Añadir tecnología de captura de carbono a las centrales eléctricas existentes reduce las emisiones a un coste de 70 dólares estadounidenses por tonelada de CO₂eq no emitida. ¿Cómo crees que el coste de la planificación familiar se compara con eso?


Sorprendentemente, la planificación familiar reduce las emisiones a un coste de solo 4,50 dólares estadounidenses por tonelada de CO₂eq que deja de emitirse por la reducción en el crecimiento de la población.

Las mujeres como líderes del clima

A nivel mundial, el poder no está repartido por igual entre hombres y mujeres. En octubre de 2019, solo el 24,5% de los políticos de todos los países eran mujeres. Aunque la brecha de género en la política se encuentra en todo el mundo, es particularmente grande en África Sub-sahariana, Asia del Sur y los Estados Árabes.

En los niveles más altos de poder político, hay una brecha de género aún mayor. De los 195 países que hay en el mundo, ¿cuántos tenían una mujer como jefe de Estado o jefe de Gobierno en mayo de 2020?


¿Por qué existe esta brecha de género? Porque las mujeres enfrentan muchas barreras a su inclusión en política.

Las mujeres enfrentan muchas barreras a la inclusión política.

¿Por qué es esto relevante para el cambio climático?

Las mujeres constituyen la mayoría de la población pobre y vulnerable del mundo, lo que significa que suelen ser las más afectadas por el cambio climático.

Si las mujeres no son incluidas en la toma de decisiones sobre el medioambiente, no se cubrirán sus necesidades y las desigualdades existentes se intensificarán.

Pero incluir a las mujeres en las decisiones políticas no es sólo lo \italica{correcto}; también es la opción inteligente para las personas y el medio ambiente.

Diferentes géneros experimentan el mundo de manera diferente y por lo tanto tienen necesidades diferentes, pero también tienen diferentes conocimientos técnicos. Específicamente en el mundo en desarrollo, los deberes tradicionales de las mujeres significan que tienen una comprensión única de la conservación del medio ambiente. ¡Para combatir el cambio climático necesitamos utilizar el conocimiento y las habilidades de hombres y mujeres!

Es más, las mujeres tienden a tener opiniones y perspectivas diferentes a los hombres, lo que puede ayudar a formular políticas equilibradas. A la hora de tomar decisiones, las mujeres a menudo consideran a su familia y su comunidad así como a sí mismas. Además, las mujeres generalmente evitan correr riesgos y muestran una mayor preocupación por el medio ambiente.

Entonces, ¿es probable que incluir a las mujeres en la toma de decisiones y el liderazgo ya esté ayudando al medio ambiente? Hay un patrón en el que la igualdad de las mujeres en el liderazgo tiende a acompañarse de mejores acciones climáticas. Aquí están solo algunos ejemplos:

¡Tener mujeres en puestos de toma de decisiones y liderazgo ayuda al medioambiente!

Other factors could also affect these trends, and leaders of any gender can make both good and bad decisions. Nonetheless, leadership with increased diversity generally performs better. Empowering women as decision makers and international leaders could reduce inequality and help fight climate change.

Conclusión

Al empoderar a las mujeres podemos construir el futuro que queremos para la humanidad. En este futuro, las personas de todos los géneros tienen el poder de tomar decisiones y tener acceso a los recursos que necesitan para vivir vidas saludables, sostenibles y plenas.

Y para lograr este mundo, podríamos detener el cambio climático también.

Capítulo siguiente