El poder de la escuela: mejorar las vidas y el cambio climático

15 minute read

Actualizado el Mon Mar 29 2021

La educación puede reducir la pobreza, ayudar a detener el cambio climático y mejorar la calidad de vida, ¡al mismo tiempo! Una educación de calidad para todos es un Objetivo de Desarrollo Sostenible. Veamos por qué.

Educación y pobreza

La pobreza es más común en países con sistemas educativos poco desarrollados.

La falta de educación como círculo vicioso de pobreza

En muchas partes del mundo, a los niños de familias más pobres les resulta difícil ir a la escuela. Esto limita sus perspectivas de empleo cuando crecen, lo que significa que es más probable que sigan siendo pobres, y menos probable que puedan enviar a sus hijos a la escuela. Y es así que el ciclo continúa: la falta de educación atrapa a la gente en la pobreza.

Por el otro lado, la educación puede ayudar a las personas a escapar de la pobreza porque aquellos mejor educados pueden acceder a empleos mejor remunerados.

En África subsahariana, donde vive más de la mitad de la población más pobre del mundo, cada año adicional de educación marca una gran diferencia en las perspectivas de ingresos de la gente.

¿En cuánto crees que aumentan (en promedio) los salarios por hora por cada año adicional de educación?


Mediante el aumento de los ingresos, la educación ayuda a las personas y sus familias a escapar de la pobreza.

Educar a las niñas

La educación empodera a las personas; al entender el mundo que nos rodea podemos tener más control sobre nuestras propias vidas. Garantizar que todos los niños tengan acceso a una educación de alta calidad es un objetivo importante pero, con demasiada frecuencia, las niñas se están quedando rezagadas.

En África subsahariana, las mujeres tienen un 18% menos de años de educación que los hombres en promedio.

Echa un vistazo a este mapa. Aquí se muestra el número promedio de años de escolarización de niños y niñas en diferentes países de África (2010).

La brecha de género en los años de escolarización en África

Además de reducir la desigualdad de género, eliminar esta brecha de género en la escolarización puede beneficiar al medio ambiente reduciendo el crecimiento de la población.

Educar a las niñas conduce consistentemente a las mujeres a tener menos hijos en promedio:

Logros educativos de las mujeres vs fertilidad

Pero, ¿por qué?


Las mujeres educadas tienen mejores perspectivas de carrera y a menudo eligen utilizar métodos de planificación familiar para retrasar el tener hijos, lo que les permite perseguir sus carreras profesionales.

Además, con una mejor educación, las mujeres hacen mejores elecciones de salud para sí mismas y para sus hijos, por ejemplo optar por dejar más tiempo entre los nacimientos. Esto conduce a menores tasas de mortalidad infantil. A medida que las tasas de mortalidad caen, las mujeres tienden a tener menos hijos dado que ya no esperan perder a sus hijos muy pronto en la vida.

¿Qué significa esto para el cambio climático?

Educar a las mujeres ralentiza el crecimiento de la población de un país. Esto significa que, en el futuro, su población será menor de lo que habría sido si la tasa de crecimiento de la población se hubiera mantenido alta. Entonces, ¿podemos suponer que las emisiones totales del país disminuyen?

A menudo no es tan sencillo porque varios cambios ocurren a la vez. Una educación más elevada también está vinculada al crecimiento económico de los países, por lo que es probable que, a medida que disminuya la tasa de crecimiento poblacional, las emisiones producidas por persona aumentarán. Esto significa que las emisiones totales producidas por el país probablemente también aumentarán.

Sin embargo, lo crucial es que el aumento de las emisiones será menor que si el país mantuviera su alta tasa de crecimiento de la población y se volviera más rico al mismo tiempo.

Echa un vistazo a este diagrama muy simple:

Crecimiento demográfico y emisiones

Al ofrecer educación a las niñas en los países de ingresos bajos y medio-bajos, ¡la subsiguiente caída en el crecimiento de la población podría prevenir 51,48 Gt de emisiones (CO₂eq) para el 2050! Eso equivale al 93% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (CO₂eq) en 2018.

Y es mejor aún: ¡educar a las niñas es una manera sorprendentemente barata y muy eficaz de luchar contra el cambio climático!

¿Cómo crees que esto se compara con otras posibilidades de reducir las emisiones de carbono? Adivina cuáles de las siguientes opciones son más caras que la educación para niñas:


Como se muestra en la siguiente gráfica, la educación de las niñas es más barata que todas estas estrategias para la reducción de emisiones, excepto el añadir aislantes a los edificios residenciales existentes.

Agregar aislantes a las viviendas existentes termina ahorrando dinero porque disminuye la cantidad gastada en facturas energéticas en países fríos.

¿Cuánto cuestan las estrategias de reducción de emisiones?

Educación para la sostenibilidad

Otra forma en que la educación puede contribuir a detener el cambio climático es aumentando la concienciación y fomentando elecciones informadas y sostenibles. Veamos un ejemplo de Europa:

¿Cuál de las siguientes acciones personales de una persona europea crees que reduce de forma más efectiva las emisiones de CO₂?


Así respondió una muestra de 1500 alemanes a esa pregunta, junto con las verdaderas reducciones de emisiones de CO₂ de cada acción. ¿Cómo te fue a tí?

Lo que la gente piensa es eficaz vs. lo que es realmente eficaz

Si tan solo las personas supieran estos hechos, podrían saber cómo reducir mejor sus emisiones personales.

Finalmente, los países con un menor conocimiento público del cambio climático tienen menos probabilidades de adoptar políticas para abordarlo.

Esto se debe a que las medidas a largo plazo necesarias para detener el cambio climático pueden tener desventajas en el corto plazo, como ser costosas. Los políticos temen que estas desventajas a corto plazo los hagan impopulares con sus votantes, y las leyes climáticas son menos propensas a ser aprobadas antes de las elecciones por esta razón.

No podemos decir con certeza que una mejor comprensión pública del cambio climático fomente políticas climáticas más sólidas. Sin embargo, hay pruebas de que la educación fortalece la democracia y es posible que la educación sobre el cambio climático pueda ayudar a los votantes a ver la importancia de políticas fuertes y votar por los candidatos que las implementarán.

Votar por el clima

Conclusión

Mejorar el acceso a la educación de alta calidad beneficia a la sociedad, ya que mejora la igualdad de género y reduce la pobreza a largo plazo. También puede ayudar a detener el cambio climático al empoderar a la gente para que tome a diario decisiones más informadas.

Capítulo siguiente