Política climática: lo que el mundo podría hacer

17 minute read

Actualizado el Sat Jul 03 2021

Probablemente has leído en nuestros otros cursos sobre cómo la ciencia puede ofrecer soluciones al cambio climático, pero ¿has pensado alguna vez en el papel de la política mundial para resolver la crisis climática? Este curso analizará las herramientas que nos ofrece la política y cómo podemos utilizarlas para ayudarnos en la lucha contra el cambio climático.

Empecemos con un gran éxito de la política climática mundial, el Protocolo de Montreal, para ver cómo la política climática mundial tiene el potencial de marcar la diferencia.

¿Qué es el Protocolo de Montreal?

En 1989 entró en vigor un acuerdo mundial llamado Protocolo de Montreal. Este acuerdo se hizo para reducir el uso de sustancias que agotan la capa de ozono (SAO) en cosas como los aerosoles y los refrigerantes.

La capa de ozono es una capa de gases en la atmósfera que protege a la Tierra de la dañina radiación ultravioleta (UV). Sin embargo, en la década de 1970, los científicos descubrieron que las actividades humanas estaban dañando este importante "escudo".

Descubrieron que las sustancias químicas utilizadas en los aerosoles y los refrigerantes también estaban destruyendo la capa de ozono porque, al subir a la estratosfera, recibían el impacto de la radiación ultravioleta del sol, lo que les hacía liberar partículas reactivas de cloro que reaccionaban con el ozono y lo destruían. Por ello, se introdujo el Protocolo de Montreal para proteger la capa de ozono mediante la eliminación progresiva de la producción y el consumo de las sustancias que atacan la capa de ozono.

¿Cuánto disminuyó el consumo global de sustancias que agotan la capa de ozono entre 1986 y 2016?


1986 fue un año antes de que se adoptara el Protocolo de Montreal (que se firmó en 1989). Esta reducción de las sustancias que agotan la capa de ozono también supuso una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que muchas de estas sustancias químicas son también gases de efecto invernadero muy potentes.

Comparado con el CO₂, ¿cuántas veces más eficaces son las peores sustancias que agotan la capa de ozono para atrapar el calor en nuestra atmósfera?


De hecho, ¡las sustancias que agotan la capa de ozono pueden ser 10 000 veces más potentes a la hora de atrapar el calor en la atmósfera que el dióxido de carbono!

Basta con observar la parte azul del siguiente gráfico, que ofrece una estimación de las emisiones de gases de efecto invernadero evitadas gracias al Protocolo de Montreal:

El impacto del Protocolo de Montreal en las emisiones de sustancias que agotan la capa de ozono

Sin el Protocolo de Montreal, el agotamiento de la capa de ozono se habría multiplicado por diez para 2050 en comparación con los niveles actuales, y el cáncer de piel (causado por la sobreexposición a los dañinos rayos UV del sol) sería más común. También estamos viendo los primeros signos de recuperación del agujero de la capa de ozono de la Antártida. Sin embargo, pruebas recientes sugieren que ciertas emisiones de estas substancias están aumentando de nuevo.

¿Por qué crees que el Protocolo de Montreal fue tan exitoso? Selecciona todas las que apliquen.


No fueron sólo los países y los científicos los que hicieron del Protocolo de Montreal un gran éxito: ¡fue un esfuerzo de equipo! Al participar en las conferencias mundiales que dieron lugar al Protocolo, el sector privado (la parte de la economía que engloba a las empresas con fines de lucro que no son propiedad ni están gestionadas por el gobierno) pudo entablar debates y alcanzar compromisos con los gobiernos, lo que les animó a desarrollar formas innovadoras de utilizar sustancias químicas alternativas que fueran menos perjudiciales para la capa de ozono en sus productos.

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) también desempeñaron un papel muy importante haciendo campañas de sensibilización.

El Protocolo de Montreal fue un esfuerzo en equipo

El Protocolo de Montreal está considerado como uno de los acuerdos medioambientales más exitosos de la historia. Demuestra que la política climática mundial tiene el potencial de marcar la diferencia respecto al cambio climático. Sin embargo, es importante señalar que los dos problemas son fundamentalmente diferentes. El cambio climático es un problema mucho más difícil de resolver que el de la capa de ozono.

Entonces, ¿por qué no hemos abordado otras cuestiones climáticas de la misma manera? Desgraciadamente, abordar las emisiones de gases de efecto invernadero es diferente por tres importantes razones:

  • Fue relativamente fácil ocuparse de la capa de ozono específicamente porque había menos países con intereses financieros en juego.
  • Mientras que para reducir algunos tipos de emisiones solo se necesitan pequeños cambios en los procesos industriales, la reducción de todas las emisiones de gases de efecto invernadero requerirá una completa re-imaginación de la economía mundial. Esto se debe a que los combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas) siguen dominando el suministro de las necesidades energéticas mundiales.
  • Es realmente difícil distribuir las cargas de la lucha contra el cambio climático entre los diferentes países de manera justa.

Los países de ingresos altos han emitido históricamente más que los de ingresos bajos y medios.

Entre 1850 y 2002, ¿cuánto más grandes fueron las emisiones de los países de ingresos altos en comparación con las de ingresos medios y bajos?


Las emisiones también han aumentado en los países de ingresos bajos y medios, ya que han buscado mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos. Esto plantea una gran pregunta: si los países de altos ingresos pudieron mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos en el pasado aumentando las emisiones, ¿por qué se les debería negar a los países que aún están en desarrollo la misma oportunidad de mejorar su nivel de vida?

Emisiones de CO₂ de los países en vías de desarrollo y desarrollados de 1850 a 2011

¿Por qué debe intervenir la política en la solución del cambio climático?

Los científicos pueden descubrir soluciones innovadoras al cambio climático, pero no pueden obligar a las personas a implementarlas. ¡Es por eso que necesitamos la política para poner la ciencia en práctica! En otras palabras, los científicos proveen los hechos y los políticos toman decisiones políticas basadas en estos hechos.

Los científicos y los políticos necesitan trabajar juntos

A veces, los políticos utilizan las leyes como mecanismo para conseguir sus objetivos: las leyes son normas que indican cómo debemos actuar.

La política esboza las direcciones y acciones que los políticos quieren tomar en un asunto, y a veces se utilizan leyes para aplicar esta política. Al crear políticas, los políticos tienen en cuenta muchos factores, como la economía y la ciencia.

Pero traducir la ciencia del clima en políticas y leyes no siempre es fácil por tres razones:

  • La ciencia del clima debe ser clara y comprensible para los políticos locales, para que puedan evaluar la evidencia disponible de manera efectiva y así tomen decisiones bien informadas.
  • A veces hay una falta de consenso político sobre el nivel de acción necesario y el tipo de acción requerida, lo que a menudo puede obstaculizar los acuerdos políticos y, por tanto, su aplicación.
  • Como los problemas medioambientales son cada vez más complejos e inciertos, es cada vez más difícil distinguir entre las funciones de la ciencia y la política.

Una organización que intenta proporcionar a los políticos una ciencia exacta es el IPCC. ¿Qué significa IPCC?


El IPCC es el organismo de las Naciones Unidas (ONU) que proporciona a los responsables de la formulación de políticas evaluaciones científicas periódicas sobre el cambio climático, sus implicaciones y posibles riesgos futuros, además de presentar opciones de adaptación y mitigación. Esto significa que el IPCC no solo considera la ciencia, sino que también considera las posibles respuestas a la ciencia al sopesar las opciones de adaptación y mitigación.

Tres áreas clave que el IPCC considera en sus informes

Aunque el IPCC se describe a sí mismo como un organismo neutral que proporciona recursos de apoyo a los políticos en lugar de dictar políticas, el propósito del IPCC es involucrar a los gobiernos en la toma de decisiones climáticas, lo que puede considerarse un propósito político en sí mismo. Por ejemplo, los informes del IPCC son importantes para las negociaciones internacionales sobre el cambio climático.

Los informes del IPCC también cuentan con el respaldo de los gobiernos miembros del IPCC. Si bien la ciencia ha justificado la cooperación política global para abordar el cambio climático, esta cooperación también ha ayudado a darle legitimidad a la ciencia del cambio climático.

¿Por qué individualmente las naciones no pueden resolver el cambio climático por sí solas?

La política global no es el único tipo de política, ¡también tenemos las política interna!

¿A qué se refiere la 'política interna' en este contexto?


Si bien la política interna (nacional) es importante para impulsar los esfuerzos para combatir el cambio climático, no es suficiente por sí misma porque el tema del cambio climático es un problema de acción colectiva. Un problema de acción colectiva ocurre cuando existen factores que desalientan a las personas a unirse a un esfuerzo conjunto para perseguir un objetivo común.

Un ejemplo hipotético simple de un problema de acción colectiva involucra a los viajeros que viajan durante las horas pico. Si los viajeros solo pueden viajar en autobús o automóvil, esto da lugar a tres escenarios diferentes, como se muestra en esta imagen:

Es más fácil solucionar problemas cuando todos trabajamos juntos

Es difícil de convencer a las personas para que elijan ciertas opciones ¿Cuál crees que es la más difícil?


¿Y qué opción crees que sería la mejor?


En la imagen, podemos ver que la Opción 3 generará el menor tráfico, lo que significa que, en promedio, las personas llegarán a su destino más rápido que con las Opciones 1 y 2. Pero es difícil persuadir a las personas para que tomen el autobús en lugar de el automóvil porque, en cada uno de los 3 escenarios, ¡cada persona individual siempre llegará más rápido si toma el automóvil en lugar de tomar el autobús! Entonces, el problema de la acción colectiva es: '¿cómo podemos persuadir a las personas de que sacrifiquen el mejor resultado para sí mismos en el corto plazo a favor del mejor resultado para todos como grupo?'

Es esencialmente el mismo problema cuando se trata de pensar en la solución del cambio climático; en particular, los países deben trabajar juntos para evitar un problema de acción colectiva. Sin embargo, como descubriremos a lo largo de este curso, ¡lograr que todos estén de acuerdo en ayudar es mucho más fácil de decir que de hacer!

Para solucionar el cambio climático será necesario que todos trabajen juntos

El cambio climático se complica aún más porque, aunque a veces puede resultar caro reducir las emisiones a corto plazo, se espera que a largo plazo, el cambio climático perjudique tanto el nivel de vida global como a la economía.

Conclusión

Hemos aprendido sobre la importancia de la acción global para abordar un problema global. Un país no puede resolver el cambio climático solo, por eso es tan importante trabajar juntos. Los países deben confiar en que otros también actuarán para abordar el cambio climático, de modo que cada uno esté más dispuesto a tomar medidas para reducir sus propias emisiones y soportar cualquier carga económica que esto pueda causar temporalmente. Tampoco se trata solo de la cooperación gubernamental; en el próximo capítulo aprenderemos sobre el papel de otros actores en la política climática global.

Capítulo siguiente