Consumo: ¿podemos comprar y consumir de forma sostenible?

16 minute read

Actualizado el Thu Jan 28 2021

A medida que la economía global crece, estamos comprando más cosas. Más científicamente, estamos incrementando nuestro consumo. Sin embargo, al hacerlo también incrementamos nuestras emisiones de CO₂.

Tierri haciendo las compras

En este capítulo, discutiremos el impacto del consumo de bienes fabricados por cuatro industrias globales clave:

  • Moda
  • Vivienda
  • Aceite de palma
  • Equipos electrónicos personales

¿Cómo afecta la moda al medio ambiente?

¿Qué porcentaje de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero provienen de la industria de la moda?


La industria de la moda es el segundo mayor contaminador industrial, ¡representa el 10% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero! La mayoría de las emisiones provienen de la altamente compleja cadena de suministro que se utiliza para producir y distribuir ropa.

Cadena de suministro de fabricación de ropa

Esta industria es también el segundo mayor consumidor de agua y es responsable del 20% de la contaminación del agua industrial. También crea muchas otras toxinas que son dañinas para la salud humana y ambiental y produce 92 millones de toneladas de desechos al año.

La fabricación de textiles tiene un gran impacto ambiental

Aún así, la demanda de moda sigue aumentando:

Crecimiento de la industria de la moda

¿Qué puedes hacer para que tus elecciones de ropa sean más sostenibles?


Si bien reducir la cantidad de ropa que compramos es un buen lugar para empezar, los impactos significativos requieren un cambio a mayor escala. Es necesario introducir políticas y reglamentos para ayudar a que la industria sea más ecológica y sostenible. Por ejemplo, en Francia existe una ley que impide la destrucción de la ropa no vendida, reduciendo así los residuos textiles mediante su reutilización o reciclado.

¿Cuál es el impacto de la vivienda?

La vivienda crea una serie de problemas ambientales, desde que se construye hasta que se derriba. La principal forma de reducir estos impactos es a través de políticas gubernamentales, como hacer cumplir el uso de materiales de construcción más sostenibles o reciclar los escombros de la construcción y los residuos de demolición.

Si bien la mayoría de nosotros tenemos poco control sobre cómo se construyen nuestras casas, podemos marcar una diferencia en las emisiones producidas al vivir en ellas.

Asegurarnos de que nuestras casas tengan ventanas de doble cristal y aislamiento las hará más eficientes energéticamente. Al conservar energía, una casa con calefacción de gas promedio podría ahorrar 0,6 toneladas de CO₂ y £184 cada año tan solo en Reino Unido.

Edificios más ecológicos

Otra acción de alto impacto que puedes elegir, es cambiar a un proveedor de electricidad limpia. En promedio, esto puede ahorrar 1,5 toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero por persona al año.

Al seleccionar un proveedor de energía, ¿cuáles son las fuentes de energía más amigables con el medio ambiente?


Diferentes fuentes de energía liberan diferentes cantidades de gases de efecto invernadero. El carbón es el peor con 820 g por kWh. Las emisiones de gases de efecto invernadero de cada fuente se pueden ver en la siguiente figura:

Tierri mostrándonos fuentes de energía ecológicas y seguras

La energía nuclear no solo tiene las emisiones más bajas, con 3 g de CO₂ por kWh, también tiene la tasa de mortalidad más baja con 0,7 muertes por TWh. Esto es 351 veces menos muertes por TWh que el carbón. Otras fuentes de energía seguras y limpias, como la solar y eólica, también serán importantes si queremos pasar a una sociedad con cero emisiones de carbono. ¡Echa un vistazo al curso de energía para aprender más!

¿El aceite de palma es malo para el medio ambiente?

El aceite de palma es un aceite elaborado a partir de los frutos de la palma de aceite, cultivado típicamente en Malasia e Indonesia.

¿Qué industrias crees que utilizan cantidades significativas de aceite de palma?


El aceite de palma es ampliamente utilizado

El aumento de la demanda de aceite de palma ha provocado una gran deforestación en países como Indonesia y Malasia. Esto ha llevado a una pérdida de biodiversidad a medida que la tierra se convierte de bosques densos a plantaciones de aceite de palma. Las selvas tropicales pueden almacenar más carbono que las plantaciones de aceite de palma, por lo que la conversión de la selva tropical en plantaciones de aceite de palma ha resultado en un aumento neto de las emisiones de gases de efecto invernadero. Si la tierra original es un bosque pantanoso de turba, convertirlo en plantaciones de aceite de palma provocaría la liberación de 1550 toneladas de CO₂ por hectárea.

Esto empeora cuando se utilizan técnicas de tala y quema para despejar la tierra. La quema intencional libera grandes cantidades de CO₂ y óxido nitroso y, en 2015, los incendios en Indonesia provocaron la liberación de 1,62-1,75 mil millones de toneladas de CO₂.

Sin embargo, el aceite de palma es en realidad el tipo de aceite más eficiente que podemos utilizar para muchos productos domésticos. La palma aceitera es muy productiva, con una producción media de 3,8 toneladas de aceite por hectárea. Otros cultivos oleaginosos de zonas templadas producen solo entre 0,3 y 1,2 toneladas por hectárea.

El aceite de palma necesita menos tierra que otras alternativas
La eficiencia del aceite de palma

Entonces, ¿qué podemos hacer para producir aceite de palma de forma más sostenible?

Solo deberíamos comprar aceite de palma sostenible certificado; en otras palabras, aceite de palma que ha recibido un sello de aprobación para su producción sostenible. Esto se conoce como 'votar con tu billetera', donde se apoya a las empresas que se han comprometido a utilizar aceite de palma sostenible y se asegura de que cumplan su compromiso.

La certificación líder actual para aceite de palma es la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés). El 20% de la producción mundial de aceite de palma está certificada por este grupo. Se ha descubierto que la certificación RSPO reduce la deforestación en un 30%, por lo que ¡es bueno buscar este logo al comprar productos en los supermercados locales!

Tierri aprueba el logo de la RSPO

Sin embargo, la RSPO también ha sido criticada por no ser capaz de cumplir sus objetivos de sostenibilidad, como la conservación de orangutanes y la reducción de focos de incendio.

¿Cuál es el impacto de los artículos electrónicos personales?

Los residuos electrónicos son una gran amenaza para el medio ambiente. La posesión de equipos electrónicos ha aumentado significativamente en los últimos años. Por ejemplo, el número de personas con un teléfono inteligente en Estados Unidos aumentó un 230% entre 2011 y 2019. Es más, la vida útil de nuestros dispositivos se está acortando a medida que las empresas intentan que cambiemos nuestros equipos a la última tecnología, más nueva e inteligente.

Tierri cambiando su teléfono por uno más nuevo

En 2017, se produjeron 44,7 millones de toneladas de residuos electrónicos. Es preocupante que solo el 20% de esos desechos se recicló.

Cuando se arrojan productos electrónicos a un vertedero, los productos químicos tóxicos, como el plomo, se filtran al medio ambiente, contaminando los ecosistemas y dañando la salud humana.

Además, la extracción de los metales necesarios para fabricar las baterías de estos dispositivos genera una emisión de gases de efecto invernadero de 11,73 kg CO₂eq por kg de metal extraído.

¿Qué tipos de residuos electrónicos se pueden reciclar?


Aun así, reciclar estos componentes sigue siendo costoso, por lo que comprar menos sigue siendo una opción mejor.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

  • Compra menos, ¡no te dejes tentar por la publicidad! No necesitas un teléfono nuevo cada año.
  • Recicla antiguos equipos electrónicos si es posible.
  • Repara dispositivos dañados.
  • Compra equipos electrónicos de segunda mano.
  • Compra equipos electrónicos respetuosos con el medio ambiente. Las certificaciones posibles incluyen Energy Star y Electronic Product Environmental Assessment Tool (EPEAT).
Previniendo el desecho electrónico
Capítulo siguiente