Puntos de inflexión: por qué podríamos no ser capaces de revertir el cambio climático

14 minutos de lectura

Updated on: 31 Jan 2021

¿Qué es un punto de inflexión?

Imagínate que ruedas una bola hacia arriba de una montaña. Mientras subes la montaña, si empujas la bola un poco hacia arriba, caerá hacia tus manos.

Sin embargo, si la empujas hasta pasar la cima, la bola se irá rodando hacia abajo y la perderás. Aquí, la cima de la montaña es el punto de inflexión; y en ese punto, si das un empujoncito a la bola, por pequeño que sea, ¡esta se alejará de ti y no se detendrá!

Image of Analogía del punto de inflexión

Analogía del punto de inflexión

Normalmente, nuestros sistemas terrestres se comportan de forma similar a la bola en la parte baja de la montaña: si les damos un pequeño empuje cambiándolos suavemente, eventualmente regresan a su estado natural. Sin embargo, si hacemos que el sistema terrestre cambie mucho, por ejemplo al aumentar la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, la bola se mueve a la cima de la montaña, por lo que cualquier pequeño empujón extra causará un cambio enorme e irreversible. A esto se le llama punto de inflexión. En este caso, se llega al punto de inflexión porque se han generado más emisiones de las que nuestro planeta puede absorber, lo que causa el cambio climático.

El cruce de un punto de inflexión es irreversible, ya que no se puede volver al estado original del sistema climático deshaciendo ese pequeño cambio. Se desencadena un cambio inevitable que puede ser repentino e inmediato, o puede retrasarse y tardar años en suceder.

¿Hemos pasado algún punto de inflexión?

Hasta hace poco, los científicos creían que era improbable que pasásemos algún punto de inflexión climático a escala global este siglo. Sin embargo, ahora hay cada vez más evidencias y acuerdo en que estamos más cerca de lo que pensábamos de cruzar estos puntos de inflexión.

Image of Mapa de algunos puntos de inflexión

Mapa de algunos puntos de inflexión

Punto de inflexión 1: El Niño - Oscilación del Sur (ENOS)

Normalmente en el océano Pacífico Sur hay fuertes vientos que soplan hacia el oeste, desde Sudamérica hasta Australia. Estos empujan el agua caliente de la superficie hacia el oeste y hacen que el agua fría del océano profundo ascienda en el este.

Image of Fuertes vientos de este a oeste

Fuertes vientos de este a oeste

Las aguas oceánicas cálidas en superficie hacen que el aire suba, lo que provoca más nubes y lluvias en el oeste y, como resultado, un flujo de aire en la atmósfera. Este flujo de aire refuerza los fuertes vientos.

Image of Flujo de aire estable

Flujo de aire estable

Y ¿dónde entra El Niño? Alrededor de cada 2-7 años los vientos hacia el oeste comienzan a debilitarse debido a un cambio inusual en la distribución de la presión en la superficie del océano Pacífico Sur.

Image of Vientos más débiles hacia el oeste

Vientos más débiles hacia el oeste

Debido a los vientos más débiles, hay menos empuje de aguas cálidas hacia el oeste, y por tanto menos elevación de agua fría en el este, lo que resulta en acumulación de agua caliente en medio del Océano Pacífico.

Image of Flujo de aire en El Niño

Flujo de aire en El Niño

Esto es lo que se conoce como El Niño, que causa un cambio en los patrones de movimiento del viento y del aire en la atmósfera con impactos en todo el mundo. Estos incluyen más sequías en Indonesia, India y algunas partes de Brasil, y más inundaciones en Perú. Durante el evento de El Niño de 2015/2016 más de 60 millones de personas tuvieron dificultades para acceder a alimentos suficientes para vivir. El siguiente mapa muestra los patrones meteorológicos que podemos esperar durante un evento de El Niño:

Image of Impacto global de las precipitaciones de El Niño

Impacto global de las precipitaciones de El Niño

Si el calentamiento global hace que los océanos absorban más calor, la capa de agua tibia de la superficie podría aumentar mucho, lo que causaría que ENOS pase un punto de inflexión. Esto haría que los acontecimientos de El Niño sean cada vez más severos y frecuentes. Es probable que el calentamiento global necesario para empujar a ENOS a su punto de inflexión ocurra este siglo, y los efectos se notarán en los próximos mil años.

Además de aumentar las inundaciones en Perú, El Niño también incrementará las sequías en el Amazonas. Esto hace que cruzar el siguiente punto de inflexión que veremos sea aun más probable.

Punto de inflexión 2: Pérdida de la selva del Amazonas

La Amazonia es tan grande que libera una gran cantidad de agua en la atmósfera: ¡más de 6 billones de toneladas al año! Esto sucede durante un proceso llamado fotosíntesis, donde los árboles combinan agua de la tierra y CO₂ de la atmósfera para producir su alimento. Para obtener el CO₂ de la atmósfera, los árboles tienen que abrir pequeños orificios que hay en sus hojas, y esto causa que se escape mucha agua. Esta agua va a parar a la atmósfera y se convierte en nubes, lo que ayuda a mantener el aire frío y crea más lluvia para que los árboles crezcan.

Image of Los árboles y el ciclo del agua

Los árboles y el ciclo del agua

Por lo tanto, con pérdidas significativas de árboles, entrará menos agua en la atmósfera y las áreas de la Amazonia se volverán cada vez más secas a medida que el ciclo del agua se debilita. Esto ya está ocurriendo en el sur y el este del Amazonas, donde las estaciones secas son más largas desde al menos las últimas 2 décadas.

El calentamiento global intensificará este daño. Junto con la deforestación, dará lugar a un aumento de incendios forestales, sequías regionales e inundaciones, y destruirá la biodiversidad.

La Amazonia pasará un punto de inflexión cuando el ciclo del agua esté tan debilitado que las áreas del bosque dejarán de producir suficiente lluvia para que los bosques crezcan. La selva se perderá permanentemente y se transformará en sabana.

Image of El punto de inflexión de la Amazonia

El punto de inflexión de la Amazonia

Si medimos el punto de inflexión solo por el cambio climático, muchos estudios sugieren que las temperaturas tendrían que aumentar 4 °C para causar que la selva amazónica central, meridional y oriental cruce su punto de inflexión.

No obstante, si tenemos en cuenta los efectos de la deforestación, algunos dicen que el punto de inflexión se producirá incluso antes, al alcanzar el 20-40% de deforestación. ¡Esto es muy alarmante, ya que desde el año 1970 hemos talado el 17% de la selva amazónica!

Punto de inflexión 3: Desaparición del hielo marino del Ártico en verano

No. De hecho, cada año alrededor de 9 millones de km² de hielo (o aproximadamente la mitad de la cubierta total) se pierde entre marzo y septiembre, pero vuelve a congelarse durante el invierno.

No obstante, es muy probable que la cantidad de hielo presente durante cada mes del año decreciera entre 1979 y 2018. Septiembre ha experimentado el cambio más significativo en la cubierta de hielo de los últimos 1000 años, ¡se han perdido alrededor de 83 000 km² por año desde 1979! ¡Puedes ver la importancia de esto en el siguiente gráfico!

Image of Pérdida de hielo ártico en septiembre

Pérdida de hielo ártico en septiembre

El aumento del deshielo se debe a las altas temperaturas de verano y también a un bucle de retroalimentación. Esto significa que el hielo que se derrite provoca que se derrita aún más hielo. Al derretirse el hielo, se descubre más superficie oceánica. El color de la superficie del océano y del hielo es distinto: la superficie del océano es más oscura, por lo que absorbe más luz solar. Por lo tanto, cuanto más hielo se derrite, más caliente se vuelve la superficie del océano, ¡lo que hace aún más probable que se derrita más hielo!

Image of La retroalimentación del deshielo

La retroalimentación del deshielo

El hielo del océano Ártico pasará un punto de inflexión cuando las temperaturas lleguen a ser tan altas que sea imposible detener la pérdida de hielo marino. Esto llevará a un punto en el futuro en el que no habrá hielo marino ártico durante el verano. Este es uno de los puntos de inflexión más inminentes y probables que se encuentran en las predicciones de los modelos climáticos.

Los científicos prevén que hay un 10-35% de probabilidad de que un aumento de 2 °C en la temperatura global provoque la pérdida total de hielo durante los veranos para 2100. Para empeorar las cosas, la reciente pérdida de hielo en el océano Ártico ha sido significativamente mayor que las predicciones de los modelos climáticos, así que el punto de inflexión del deshielo en verano se podría cruzar mucho antes de lo que los modelos predicen. ¡Algunos científicos piensan que ya lo hemos cruzado!

La pérdida de hielo en el Ártico dañará significativamente la vida silvestre local y afectará la seguridad alimentaria y de agua de las personas indígenas. También se cree que podría afectar a los patrones meteorológicos en gran parte del hemisferio norte, afectando a muchas más personas, aunque los científicos no están completamente seguros de la dinámica de esta relación.

Punto de inflexión 4: El deshielo de la Antártida y Groenlandia

Otro punto de inflexión relacionado con el hielo hace referencia a los glaciares continentales de Groenlandia y la Antártida. Los glaciares continentales son enormes capas de hielo asentadas en tierra. Si pierden demasiado hielo, pasarán un punto de inflexión que hará imposible evitar que el hielo restante se derrita también. Esto provocaría un aumento del nivel del mar de varios metros en los próximos cientos de años.

¡Veremos esto con más detalle en el capítulo sobre la subida del nivel del mar!

¿Podemos confiar en las predicciones de puntos de inflexión?

Hay poco consenso sobre si se cruzará algún punto de inflexión antes de 2100 debido a la falta de datos y a la dificultad que tienen los modelos climáticos para representar estos procesos. Por lo tanto, una predicción que indique que se está cruzando un punto de inflexión específico contiene mucha incertidumbre.

Aunque actualmente los mejores modelos climáticos pueden considerar muchos cambios abruptos en el clima, algunos procesos todavía no se han explicado. Por ejemplo, algunos modelos no incluyen los bucles de retroalimentación que causan el colapso de las capas de hielo o el daño a la vegetación.

Es probable que los bucles de retroalimentación de las capas de hielo y la vegetación tengan un impacto importante sobre los puntos de inflexión en los próximos siglos, ya que su respuesta es bastante lenta, y por ello no vemos sus resultados inmediatamente. Excluir estos procesos de los modelos significa que podría haber incluso más puntos de inflexión en el ámbito terrestre.

Image of Más bucles de retroalimentación, más puntos de inflexión

Más bucles de retroalimentación, más puntos de inflexión

Conclusión

Muchos científicos han defendido que 2 °C de calentamiento global es un límite seguro para evitar que se crucen puntos de inflexión.

Sin embargo, más recientemente, destacados científicos en el campo han señalado que deberíamos tratar de mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 °C para evitar cruzar cualquier punto de inflexión. De hecho, al examinar 37 puntos de inflexión potenciales, los modelos climáticos predijeron que ¡18 de ellos sucederían por debajo de 2 °C! (Recuerda que ya hemos calentado nuestro planeta en 1,1 °C).

Este riesgo se amplifica porque muchos expertos creen que, en la mayoría de los casos, una vez que se cruza un punto de inflexión es más probable que otro punto se cruce, lo que significa que podrían ocurrir múltiples puntos de inflexión al mismo tiempo. ¡Como poner en marcha una reacción en cadena!

Por lo tanto, los científicos están instando a que se tomen medidas internacionales inmediatas sobre prácticas insostenibles (como la quema de combustibles fósiles y la deforestación) para evitar los riesgos de los puntos de inflexión.

Capítulo siguiente