Capitalismo: El bueno, el malo y el feo

18 minute read

Actualizado el Tue May 25 2021

Durante los últimos 300 años, el capitalismo se convirtió en el principal sistema económico de nuestro mundo. En el capitalismo, las empresas o personas, y no el gobierno, poseen o controlan los medios de producción (las cosas necesarias para producir productos y servicios). Esto significa que las personas individuales dirigen la economía sin la influencia del gobierno. En cambio, el curso de la economía está determinado por algo que llamamos “libre mercado”.

¿Qué es el libre mercado? Selecciona todas las que apliquen.


En esencia, esto significa que las personas pueden comprar (demanda) y vender lo que quieran (oferta) sin que el gobierno participe en la transacción.

Ahora bien, sabemos que esto casi nunca es así, los gobiernos suelen tener reglas que afectan cómo y qué la gente puede comprar o vender. Por ejemplo, muchos gobiernos no permiten la venta de fármacos recreacionales y penalizan a las empresas que contaminan, como cuando ocurren derrames de petróleo.

Muchos gobiernos también recaudan impuestos y ayudan a brindar servicios como la salud, la construcción de carreteras y la educación. Incluso pueden dictar el precio de algunos productos y servicios para asegurar que las personas puedan pagarlos.

El papel del gobierno

¿Cuáles de los siguientes países son puramente capitalistas?


¡Esa fue una pregunta engañosa! De hecho, ningún país ha conseguido una economía totalmente capitalista. Casi todas las economías se llaman economías mixtas, esto significa que combinan partes del capitalismo y el socialismo.

¿Por qué siempre oímos hablar del capitalismo comparándolo con el socialismo?

Un sistema económico completamente socialista implica que las comunidades, y no las personas individuales, son las propietarias de todo. En una sociedad como esta el gobierno dicta la producción, la cual se destina al beneficio de todos, en lugar de fomentar ganancias individuales. La propiedad compartida tiene como objetivo hacer que la sociedad sea más igualitaria.

¿Algún país ha tenido alguna vez una economía completamente socialista?


Una sociedad socialista

El ascenso del neoliberalismo

La principal forma de capitalismo que hemos visto desde la década de 1980 es el capitalimo neoliberal. Esta fue particularmente popular y la promovieron Ronald Reagan (presidente de los EE. UU.) y Margaret Thatcher (primera ministra de Reino Unido).

¿Cuál de las siguientes opciones son características del capitalismo neoliberal?


El neoliberalismo se inclina a apoyar la desregulación (hace que las leyes, tal como los derechos de los trabajadores, sean menos estrictas), reduce el gasto público (en particular en programas sociales) y fomenta la privatización. Todo esto tiene como principal objetivo hacer que el mercado sea más "libre" de la intervención del gobierno.

En otras palabras, se acerca cada vez más al capitalismo puro.

¿Cómo es el capitalismo en diferentes lugares?

Echemos un vistazo a cómo se desarrolla el neoliberalismo hoy en día en dos países muy diferentes: Estados Unidos y Noruega.

Los Estados Unidos de América

Los Estados Unidos es un país considerablemente capitalista, de hecho, es el sexto país más capitalista del mundo de acuerdo con un clasificación.

De acuerdo con este mismo índice, ¿cuál es el país más capitalista del mundo?


Aunque Estados Unidos se ubica alto en el índice, sigue siendo una economía de mercado mixta. Estados Unidos es parcialmente capitalista porque los medios de producción son de propiedad privada y se utilizan para obtener ganancias. En parte es socialista porque su economía tiene regulaciones, y se recaudan impuestos que se gastan en asuntos como la educación, la atención de salud y el transporte.

¿Cómo se compara esto con Noruega?

Noruega es un país esencialmente capitalista, sin embargo, es menos capitalista que Estados Unidos, en el sentido de que el gobierno desempeña un papel más importante en la economía.

De hecho, el gobierno de Noruega es dueño de gran parte de las empresas más grandes del país.

¿Qué porcentaje de la bolsa de valores de Oslo posee el gobierno de Noruega?


Esto significa que el gobierno ha podido controlar a las empresas a través de la propiedad en lugar de la regulación. Además, en 2015 el gobierno empleó a alrededor del 30% de los trabajadores. Esto es casi el doble de la población estadounidense que el gobierno empleó en el mismo año.

Algunos economistas han llamado a Noruega un ejemplo de “capitalismo tierno”, con bajos niveles de desigualdad y el gobierno velando por las personas (que se caractreiza por unestado del bienestar).

El sistema tributario de Noruega se diseñó para distribuir el ingreso de manera más equitativa en comparación con el de Estados Unidos, que es más eficaz para reducir la pobreza:

El sistema tributario de Noruega es más eficiente a la hora de reducir la pobreza

Ahora que entendemos las diferentes formas que puede adoptar el capitalismo, expliquemos los resultados positivos y negativos que puede tener: lo bueno, lo malo y lo feo.

¿Qué problemas ha resuelto el capitalismo?

El capitalismo ha llevado a una cantidad increíble de innovación y progreso. Esto se debe a que las personas o las empresas compiten para ser mejores, con el fin de ganar más dinero. Por ejemplo, la competencia para encontrar formas eficientes de captar la energía solar hizo que el precio de esta energía renovable bajara en los últimos años.

También podría deberse al capitalismo un mejor nivel de vida. A medida que la gente obtuvo más dinero, su calidad de vida también tendió a mejorar (aunque solo hasta cierto límite). De hecho, la pobreza mundial ha caído dramáticamente en los dos últimos siglos: antes de entonces, más del 80% de la población mundial vivía en pobreza extrema.

¿Cuál era el porcentaje de personas que vivían en extrema pobreza en 1992?


¡Esa es una reducción de más de dos tercios! Y desde 1992, las tasas de pobreza continúan disminuyendo.

¿Qué problemas ha causado el capitalismo?

Un aspecto importante del capitalismo es la acumulación de capital. Esta es la idea de que cuanto más dinero tengas, más dinero puedes ganar.

Por ejemplo, digamos que eres dueño de una fábrica que fabrica coches a mano. Los últimos cinco años te reportaron ganancias de $100. Con estos $100 ahora puedes comprar una máquina que construirá los coches más rápido. Ahora que puedes producir más coches por año tu ganancia para los siguientes cinco años será de $1000. Con estos $1000 compras 10 máquinas para fabricar coches, lo cual ahora te reporta muchas más ganancias que antes, y así sucesivamente…

Acumulación de capital en el trabajo

La mayor parte de esta acumulación de capital proviene de las ganancias de las empresas; estas ganancias se trasladan continuamente a las empresas. Lo anterior crea un ciclo en el que los ricos siguen obteniendo más dinero y recursos y, por lo tanto, controlan cada vez una mayor parte de la economía y la sociedad.

Aunque el capitalismo ha enriquecido a la mayoría de las personas, debido a la acumulación de capital, los ricos se han hecho mucho más ricos.

¿Qué porcentaje de la riqueza mundial se dirigió hacia el 1% de la población —constituido por las personas más ricas— en 2014?


El 1% de las personas posee mucho más que el 50%

Esta desigualdad de riqueza existe dentro de y entre los países, esto impide que las personas obtengan los derechos humanos básicos, como comida, protección y la capacidad de tener control sobre sus vidas.

Esto es relevante para el cambio climático porque la desigualdad no solo tiene que ver con el dinero; también se refleja en las emisiones de CO₂. Entre 1990 y 2015, el 1% más rico de la población fue responsable del 15% de las emisiones de CO₂ que se acumularon; esto es el doble en comparación con el 50% más pobre de la población mundial combinada.

Desigualdades en las emisiones

Cuando solo nos enfocamos en maximizar las ganancias, no solo aumenta la desigualdad, sino que también fomentamos otros problemas. Esto puede propiciar que las empresas paguen lo menos posible a los trabajadores, incluso si eso implica que estos permanezcan en la pobreza y tengan condiciones de trabajo inseguras.

También fomenta el pensamiento a corto plazo; un ejemplo de esto es la obsolescencia programada, en la cual los productos se diseñan deliberadamente para romperse mucho antes de lo que deberían hacerlo. Esto significa que las personas tienen que comprar cosas nuevas, lo que produce más dinero para las empresas. De igual manera, como aprendimos en el último capítulo, es probable que el crecimiento infinito (acumulación interminable de capital) no sea sostenible a largo plazo y ya ha causado mucha destrucción a nuestro planeta.

Conclusión

El capitalismo no funciona para todos: beneficia a unos pocos y deja al resto pelear por las sobras. La falta de acceso a las oportunidades no es justa. Entonces, ¿qué podemos hacer? Esperamos que los próximos capítulos te ayuden a entender cómo podemos enmendar y transformar lentamente nuestro sistema económico hacia uno que funcione para todos y permita que la vida de nuestro planeta prospere.

Capítulo siguiente